Salvo quiere conquistar la utopía

Escritor : : Desmemoriats, @DSME

Valencia

A más Power Point más entendible son las reticencias, nerviosismos y actitudes varias del consejo de administración saliente. A golpe de clic la nueva fundación ha destapado las vergüenzas – sabidas por muchos, desconocidas por casi todos – de un modelo endogámico que lleva mal gestionando los recursos de la SAD durante los últimos 20 años para centrar sus esfuerzos en almidonar las sillas que ocupan sus traseros en lugar de explotar los recursos propios de la empresa en beneficio del club. Como es costumbre, el VCF llega tarde a todo, incluso para tener a un Amadeo Salvo dispuesto a introducir la entidad en el siglo XXI. Y ese será el principal escollo con el que se va a topar el nuevo dirigente una vez se siente a desarrollar los puntos amables expuestos en la sede de la fundación, el club llega el último al fútbol moderno.

 

El presidencialbe repitió hasta la saciedad aquello de “dejemos de mirar hacía atrás para decirnos lo buenos que somos y empecemos a mirar hacía delante para darnos cuenta lo mal que lo hacemos”, un punto de partida fantástico que pretende eliminar esa auto-complacencia tan fuertemente instalada en el entorno escondida bajo un mantra tan repetido como hueco: “Somos el Valencia CF”. De haberse aplicado un proyecto como el de GloVal coincidiendo con el cambio de siglo la entidad hoy en día estaría situada en unos niveles que se nos hacen incluso difíciles de imaginar desde la coyuntura actual, aquel, fue el tren de nuestras vidas que dejamos escapar por preferir enfrascaros en una borrachera universitaria el día antes del examen. Ahora sólo nos queda el Burger King.

 

Salvo se irá dando cuenta poco a poco de que muchos puntos de su proyecto quedarán en papel mojado cuando intente desarrollarlos, a día de hoy la marca VCF no es atractiva para el mercado, está asociada a ruina, vive secuestrada en un entorno mediático polarizado donde se dedican más minutos a las adolescentes que piden con una pancarta la camiseta de Sergio Ramos en el Bernabéu que a cualquier otro club de fútbol, la presencia del campeonato español en el mercado televisivo global es ridículo, y además, las marcas están huyendo de la Liga en lugar de aterrizar en ella. El VCF ni es un equipo ganador ni tiene jugadores mediáticos. Todo eso junto supone un handicap a la hora de rentabilizar la comercialización de cualquier marca. Lo más positivo de lo expuesto por el mandamás de Power Electronics es haber elaborado una hoja de ruta pionera en la historia de la entidad, siendo el primer hombre en presentar un plan de negocio y de desarrollo en más de 90 años de historia del club. Solo la voluntad de introducir a la SAD en el nuevo milenio ya es un logro en sí mismo.

 

Mucho margen de mejora

 

Lo positivo del asunto es que a pesar de todas las dificultades, imposibles y situaciones globales que encorsetan al VCF en su expansión comercial hay un amplísimo margen por conquistar. De solo cumplirse un 10% de lo expuesto por GloVal el club habrá avanzado más que en las últimas dos décadas y media en términos de marca. Uno de los principales problemas existentes es la nula o escasa distribución de productos licenciados, el bajo volumen de ventas no responde a una falta de demanda, sino a una escasa oferta, no todos los clientes potenciales deseosos de adquirir una camiseta del VCF tienen acceso a ella. Mejorar esa falla supone automáticamente mejorar el contrato con la empresa que viste al club. Para entender la importancia de contar con una buena distribución de tus productos basta con conocer el caso del Everton, un club que jamás contó con el interés de las grandes marcas por vestirlo y que tras alcanzar un histórico acuerdo con KitBag sustituyó a Le Coq Sportif por Nike.

 

Para ello no es indispensable realizar inversión en tiendas físicas, llegar a acuerdos con empresas como KitBag, con distribuidoras internacionales que coloquen tu producto en las principales tiendas deportivas o introducir productos en las shop on-line más representativas del mundo – de las que el VCF está ausente desde siempre – supondría ya un avance significativo en la distribución. Solventar esa carencia, y conseguir más implicación de la masa social, hará al club reducir su déficit en ingresos comerciales respecte a entidades com Newcastle o Schalke, sociedades que tienen la suerte de vivir en las regiones con más densidad de población de toda Europa. Aunque para entender el “plan Salvo” hay que tener en cuenta que es un proyecto a desarrollar a largo plazo, nunca una solución para ya. Que nada parecido se haya puesto en marcha en el pasado es responsabilidad de las castas que han dirigido el club a su antojo durante los últimos 20 años.

 

Aunque muchas veces más que captar nuevos patrocinadores es más importante no perder los que ya tienes. En ese aspecto, el favorito de Alfonso Grau conoce las dos caras de la moneda, ha sido patrocinador y ahora será gestor. En el pasado las malas formas y el poco cuidado han llevado al club a perder patrocinios suculentos como los de Nike, Toyota o Kappa, cansados de un trato que en muchas ocasiones han entendido como vejatorio. El interés de Salvo por especializar la entidad en el trato con el patrocinador no es ninguna tontería, un mal gesto o una mala atención, puede hacerte perder muchos millones de euros.

 

Entre el modelo alemán y los jeques

 

La parte de la cantera expuesta por GloVal recuerda mucho a los proyectos ideados por Abramovic, Al-Khelaifi  y Mansour para el Chelsea, PSG y Manchester City, quien bajo el patrocinio de Etihad este último ha construido una nueva ciudad deportiva por valor de 100 millones que se va a convertir en un centro de alto rendimiento, dotado de la mejor tecnología y los mejores profesionales para fabricar el talento del futuro. Aunque alejado de tales dispendios la filosofía del fútbol alemán camina por los mismos senderos. Recientemente el Hamburgo SV presentó su futura academia que también tiene como objeto convertirse en un referente a la hora de fabricar jugadores, poniendo la ciencia y las nuevas tecnologías al servicio del talento. Mismo proyecto que existe ya en Dortmund o que pretende desarrollar el Schalke, quien va a realizar una inversión de 16,5 millones de euros en su nuevo centro de formación.

 

A falta de Etihad, el HSV ha conseguido financiar su proyecto con aportaciones privadas y patrocinadores, algo más de 12,5 millones en total para construir y dotar de un suculento presupuesto futuro a su nuevo proyecto. Como anécdota, ante la dificultad para encontrar fondos el club echó mano de Sylvie Van der Vaart, la esposa de su jugador franquicia y una referente mediática en Alemania, para iniciar la captación de inversores que curiosamente consiguió despegar gracias a esta campaña de imagen. El Schalke ha contado con el mecenazgo de Gazprom quien costeará gran parte de la obra y el sustento presupuestario del futuro centro formativo con un contrato de patrocinio que aumentará por mucho los 18 millones que ya aporta al club.

 

Lo propuesto por Salvo es altamente interesante, no solo por la idea, sino por el reto de desarrollarla, de enfrentarse al “asunto Barça” y ver como consigue parar la sangría de jugadores que prefieren marcharse a quedarse en sus escuelas atraídos por el modelo culé, o como tratar de conseguir y construir un club de negocios que reúna empresas y patrocinadores para financiar el proyecto y que estas se asocien a jugadores en formación de los que poder sacar tajada en cuanto a imagen si en un futuro se convierten Silvas y Matas.

 

Los acuerdos con escuelas internacionales se antojan fundamentales, en estos casos hay que tener en cuenta que no se compite solo, hay miles de clubes con ejércitos de ojeadores por todas partes buscando talento que fichar, lo inteligente es internacionalizar también la captación de jugadores y no centrarse solo en una determinada región, que además, está tremendamente trillada por agentes del Barça y del Real Madrid, con los que difícilmente podrás competir a la hora de convencer a un niño. Cuanto más amplia sea tu zona de actuación más posibilidades de adelantarte a tus rivales tendrás. Aunque lo preocupante en el tema de la cantera es caer en fundamentalismos, un error recurrente en cuanto se trata el tema. Nadie sentía desapego ni tenia problemas de sueño cuando la defensa del VCF la conformaban Ayala, Djukic , Pellegrino o Marchena en lugar de David Navarro o Pallardó. En este asunto hay que saber jugar con las generaciones y las hornadas y sustituir sus baches de producción con mercado, como se ha hecho últimamente y en otras épocas sin ningún tipo de problema. Como también lo hace el FC Barcelona.

 

El castillo de naipes

 

No hay que olvidar que todo esto se sustenta sobre una premisa fundamental: acabar el estadio. Cualquier plan expuesto quedará en nada si no se consiguen aumentar los ingresos y solucionar los problemas de la SAD vendiendo patrimonio inmobiliario. La carga financiera que soporta la institución hace inviable cualquier inversión en otras parcelas, hay que tener en cuenta que quien tira del carro en esta empresa es lo que hay sobre el verde, y cuanto peor calidad haya, más difícil será encontrar vías de ingresos y mantener las ya existentes. Empequeñecer la entidad no solucionará nada, más bien convertirá en crónicos sus problemas. Tanto Aurelio Martínez como Amadeo Salvo hablan con una tranquilidad pasmosa cuando se refieren al proyecto del Nuevo Mestalla, conseguir soluciones para finalizarlo no solo los entronizaría, sino que seria un nuevo sopapo en la cara de los antiguos gestores, incapaces durante decenios de encontrar las más básicas soluciones a cualquier problema. Aunque su tranquilidad no hace desaparecer las dificultades para encontrar como acabar con el problema.

 

Seguramente las propuestas aportadas por la nueva fundación sean planes demasiado idealistas, pero es un idealismo bastante más realista que todas las certezas con las que nos han mentido en el pasado. Alcanzar el horizonte es imposible, pero solo intentando darle caza se avanza. A la espera de que gente como Fernando deje de hacer señales de humo o que Alfonso Rus acabe de desayunar con árabes, cosas como GloVal es lo mejor que ha tenido el club desde no se sabe cuando, aunque se sustente sobre un castillo de naipes a la espera de finiquitar las cargas financieras asociadas a las parcelas y a los estadios por acabar. Solucionar “ese pequeño detalle” será la diferencia que convertirá a los nuevos patronos en héroes o en unos nuevos villanos que añadir a una ya extensa colección

Leave a Reply